Las empresas y pymes se preparan para asumir los nuevos cambios que se avecinan. La realidad que vaticinan los expertos pinta una recuperación dura donde viviremos en un escenario de pandemia continua, ante la ausencia de vacuna, con una recuperación larga que generará los peores resultados económicos de los últimos 50 años donde en España se prevé que el impacto sobre el PIB puede llegar a alcanzar un -20 por ciento.

La era Post-covid19 apunta a que conviviremos con meses de bajada de casos registrados y de subida,  donde las compañías deberán adaptarse a una nueva realidad que impondrá seguir practicando necesariamente el distanciamiento social, implantar medidas de seguridad, controlar los desplazamientos, pero sobre todo,  asumir que el teletrabajo será una vía importante para garantizar la continuidad del negocio.

Todos los estudios publicados apuntan a que las empresas ahora deben centrarse en tres aspectos fundamentales:

  • Gestionar la incertidumbre, reconquistando de nuevo la cuota de mercado y repensando su modelo de negocio con una clara tendencia a redimensionar las compañías ante la situación actual.
  • Ganar en flexibilidad, tanto en tiempo como en ahorro de costes, configurando organizaciones más ágiles, abiertas y ligeras.
  • Apostar por la innovación y la tecnología, reequilibrando sobre todo los recursos.

Es justo el momento de replantear cambios. En las oficinas ya se impone la reducción de espacios abiertos, volviendo al uso de paneles que garanticen una distancia de 1,5 metros entre empleados o aplicar medidas para frenar el contagio como medir la temperatura de los trabajadores para evitar la propagación del virus en entornos cerrados, protegiendo así a lo más valioso: empleados y clientes.

Reforzar la relación con el cliente será, además, más necesario ahora, ante la caída de competidores y los nuevos cambios en los hábitos de consumo.

La tecnología afianzará su protagonismo gracias a la consolidación del trabajo en remoto, cobrando fuerza la automatización procesos, Inteligencia Artificial y Data Analytics. Se impone el software de comunicación y colaboración, incorporando medidas de ciberseguridad, garantizando, en definitiva, una infraestructura adecuada para poder desarrollar el trabajo desde cualquier lugar.

Aplica las tres R: Reacción, Respuesta y Reactivación

La cuestión es reactivarse lo más rápido posible sin perder ni un minuto y en sea reactivación se vuelve a mirar al empleado, donde hay que contar con equipos  híbridos, diversos y multidisciplinares, que puedan colaborar y conectar dentro y fuera de la oficina, revisando las políticas de trabajo remoto e identificando oportunidades de mejora.

Según la consultora BICG, experta en innovación y nuevas estrategias de trabajo, el Covid-19 ha puesto en entredicho la necesidad de que existan oficinas y ahora caminamos hacia una redistribución de los espacios donde lo físico y digital están llamados a entenderse.

Además la consultora global Opinno, señala que los negocios deben pasar por tres fases en estos momentos: React, reacción; Respond, respuesta, y la más importante Restart que  no es más que reactivación de las compañías a la nueva normalidad mejorando su ventaja competitiva. Para conseguirlo hay que actuar sobre cuatro áreas que son negocio, organización, personas y ecosistema. El foco debe ser  un liderazgo innovador y ágil capaz de hacer frente a la incertidumbre y a los continuos cambios. Por tanto,  la apuesta en las empresas para entrar a la nueva normalidad debe ser digitalización y personas.

En Grupo Korporate estamos comprometidos con la creación de entornos de trabajo más eficientes, contribuyendo a la gestión del cambio en el entorno empresarial por medio de la innovación continua, la optimización y automatización de procesos. Sabemos cómo ayudarte.