«La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica». Esta frase pertenece al filósofo griego Aristóteles y viene a definir un concepto a menudo abstracto que va aparejado casi siempre a las siguientes acepciones: capacidad para entender, capacidad para resolver problemas, conocimiento, comprensión…. Pero tiene más significados.

Para mí inteligencia es el conjunto de habilidades, experiencias y destrezas que se van acumulando en la vida y que otorgan la facultad de comprender el entorno sabiendo en cada momento qué se debe hacer.

Supone razonar, aprender con rapidez y resolver problemas. En definitiva, es esa facultad natural de saber elegir, entre varias posibilidades, la opción más acertada de resolución.

Por lo tanto, ser  inteligente implica, casi siempre, echar mano de todas nuestras actitudes y conocimientos y ser capaces de desafiar obstáculos.

Si extrapolamos esto al mundo de la empresa, todos buscamos en cierta forma esa cualidad en la toma de decisiones pero ¿cómo saber realmente si lo estamos haciendo bien?

Hasta hace bien poco siempre había entrado en juego nuestra intuición, en base a lo que hemos vivido, y nuestros conocimientos, pero la realidad digital hoy marca otros derroteros. La forma de hacer las cosas en nuestro entorno de trabajo ha cambiado gracias a la tecnología y todas las inmensas posibilidades que ofrece.

Hoy los datos y la información que manejamos constituyen un soporte de vital importancia para las organizaciones y es en realidad lo que sustenta, origina y activa esa inteligencia natural que  existe en el seno de las empresas, aunque a veces esté dormida, y que convenientemente explotada debe permitirnos enfocar mejor nuestras acciones.

Esto que parece de lo más sencillo se complica en el ámbito de las pymes cuando comienza a entrar en juego conceptos como Big Data, Machine Learning, Data Mining, Cloud, Data Scientist…, y toda esa larga lista de términos que lleva aparejada hoy la explotación y el uso de la información. Palabras que normalmente van en consonancia de presupuestos elevados que dificultan poder extraer ese conocimiento tan necesario para el impulso de la productividad y la eficiencia.

Conocer más a nuestros clientes, controlar y mejorar los procesos clave de nuestra organización, identificar riesgos, o descubrir tendencias y oportunidades, se torna a veces un ejercicio de enorme complejidad cuando se trata de ordenar y aglutinar todos esos datos que circulan libremente en nuestras empresas, muchas veces dispersos, y en distintos formatos.

Acceder a la información en cualquier momento, lugar y en distintos dispositivos, facilitar un acceso a los datos sin necesidad de requerir conocimientos técnicos previos, pero sobre todo, y lo que es más importante, salvar el primer obstáculo que es CONECTAR las fuentes de datos de la empresa para que la maquinaria funcione, reconozcamos que es un ejercicio a titánico frente a lo que ocurre en las grandes compañías.

Porque seamos francos: en las pequeñas y medianas empresas saber dónde está la información relevante y hasta quien la tiene, no es tan sencillo como a priori se podría suponer, como tampoco el hecho de que sea accesible a todos los miembros en la empresa.

De otro lado, los tiempos también son importantes para poder tener capacidad de reacción y a menudo ocurre que desde que se tiene el dato, hasta que se usa éste, el valor de ese dato no tiene la misma repercusión.

Por tanto, acortar tiempos, y poder acceder a toda la información al instante es ya un trampolín seguro hacia tener un mejor conocimiento y la base fundamental para que brote esa inteligencia natural tan necesaria hoy en nuestras organizaciones.

Prometeus Intelligent Data Suite tiene ese propósito: eliminar barreras y complejidades entorno a la explotación de los datos que a menudo van añadidas en la gestión de la información empresarial, bajo la idea de facilitar la conexión entre datos y personas de forma rápida y transformadora.

Sabemos que cada empresa es diferente y requiere de soluciones adaptadas a sus necesidades, contexto y capacidades, y Prometeus IDS permite trabajar, bajo un modelo SaaS, y lejos de manejar grandes cifras presupuestarias, todo el abanico datos y conjuntos de fuentes de una manera sencilla, para que al fin se abra paso esa inteligencia natural que nos lleve hacia el acierto seguro y el éxito en nuestras decisiones.