Más eficiencia, seguridad y sobre todo un importante ahorro de costes es lo que sabemos que origina el empleo de la factura electrónica para las empresas pero también para la Administración, obligada a utilizar este formato en sus operaciones y abandonar el papel desde el año 2015. Sin embargo, Europa tiene claro que hay que subir un escalón más en la mejora de la productividad de las compañías y muy especialmente de los Organismos Públicos de la Unión debido, sobre todo, a la ausencia de una norma común.

Ahora es más fácil tener un Entorno de Trabajo Eficiente

El objetivo de Europa no es otro que unificar un modelo único de factura electrónica europea que garantice y facilite las relaciones comerciales transfronterizas, unificando un estándar común y propiciando, así, la interoperatividad entre los distintos estados miembros. Para ello, el Comité Europeo de Normalización (CEN) creará un estándar europeo de factura, que se publicará según las previsiones en mayo de 2017.

En la actualidad paises como Portugal, Italia o España tienen su propio sistema, sin embargo, la directiva 2014/55/UE reflejó en su día que si bien modelos como Facturae (España) o FatturaPA (Italia) seguirán vigentes “habrá, a partir del año 2018, un nivel más alto que garantice las transacciones en base a mejorar la eficiencia en las operaciones entre estados miembros” que deberán utilizar el mismo sistema en los procesos de contratación pública a partir de noviembre de 2018. De hecho, una vez este sistema se generalice entre los estados miembros se estima, según cálculos de la UE, que generará ahorros en la economía de 2,3 millones de euros.

La factura electrónica ha crecido en España un 35% en el último cuatrimestre

Los últimos datos publicados desde la Unión señalan que todos los Estados miembros tendrán que aceptar facturas electrónicas en los dos formatos de sintaxis aprobadas por el CEN: UBL y UN/CEFACT abriéndose, además, un periodo de prueba donde se valorará su empleo en el Sector Público pero también se prevé que se limarán más las especificaciones técnicas en aras a facilitar su implementación futura.

Según la Unión Europea las facturas electrónicas generan ya un ahorro que oscilan entre los 5 y 15 euros en la emisión y los 20 euros de la recepción, incluyendo en estos costes no sólo el papel, franqueo, sobres o manipulación, sino todos los relacionados con los procesos de negocio, como son la tramitación, seguimiento, cobro, contabilización, control de tesorería o errores etc…

Los datos en España reflejan que la factura electrónica sigue su ascenso al crecer en un 35% el último cuatrimestre el número de facturas electrónicas emitidas a la Administración, según los últimas cifras publicadas, habiéndose tramitado ya un total de 7.119.288 facturas electrónicas desde enero de 2015 hasta febrero de 2016, siendo la factura electrónica una tecnología plenamente asentada en el tejido empresarial en España.

En Kyocera by Korporate tenemos un abanico de soluciones de gestión documental inteligente pero también otras como EdasFacturas y MyDOCument Proveedores que le harán más sencillos sus procesos de facturación electrónica, estando perfectamente adaptados a la normativa vigente.

Consulte a nuestros expertos. Ofrecemos soluciones a medida de sus necesidades.

Imagen: Fotolia