Ahora que el trabajo en remoto se ha normalizado en el seno de muchas compañías, pero también se ha asentado con fuerza el concepto Everywhere Workplace  una de las soluciones más importantes para garantizar el acceso a los recursos desde cualquier ubicación y dispositivo son los llamados escritorios virtuales. Estos permiten mayor flexibilidad, minimizando cualquier interrupción en la actividad empresarial, garantizando la continuidad del negocio.

El concepto de trabajo ha cambiado y gracias a la tecnología ya se puede acceder a nuevas fórmulas que permiten el desempeño fuera de las oficinas y en entornos muy diversos.

Hoy no es necesario tener un puesto de trabajo fijo y los escritorios virtuales son la alternativa perfecta en un contexto de alta movilidad, garantizando un acceso rápido y seguro a las herramientas y aplicaciones digitales, ofreciendo la privacidad y seguridad que las organizaciones demandan.

Su adopción permite dotar de mayor flexibilidad a los trabajadores para desarrollar sus tareas profesionales sin importar donde se encuentren habilitando el lugar de trabajo en cualquier parte.

Qué es realmente un escritorio virtual

Se trata de un sistema informático que no se ejecuta directamente en el dispositivo desde el que accede el usuario sino que se interactúa en él a través de un navegador web o app cliente instalado directamente en un dispositivo.

Todos los procesos se ejecutan en remoto y de forma centralizada, pero el resultado es igual que si se estuviera trabajando en un escritorio instalado en un ordenador físico.

Los escritorios virtuales dependen de un software de virtualización que no es más que una versión virtual de cualquier recurso tecnológico mediante software.

Ventajas para las empresas y para el departamento IT

Las principales ventajas del uso de escritorios virtuales en las compañías son:

  • Máxima movilidad, permiten acceder al contenido del ordenador desde cualquier lugar y dispositivo
  • Total seguridad, la información está siempre en un entorno protegido: backup, encriptación SSL, antivurus…
  • Ahorro, o hay que invertir en infraestructura informática
  • Rapidez y flexibilidad, un escritorio virtual puede desplegarse en muy pocos minutos asignándose los recursos de manera dinámica y automática.
  • Escalabilidad permiten adaptarse a las necesidades de la empresa, facilitando de manera casi inmediata la adopción de nuevos puestos de trabajo si se requieren.

Sin embargo, lo más importante es que facilitan la eficiencia, impulsando la productividad, ya que el trabajo individual pasa a estar siempre disponible independientemente donde se encuentre el empleado o del dispositivo de acceso que utilice para conectarse.

DaaS, la solución ideal para mantener la competitividad

Los escritorios virtuales solo requieren una conexión a internet y son la respuesta perfecta para expandir una organización a través de oficinas remotas.

Existen fundamentalmente dos tipos:

VDI (Virtual Desktop Infraestructure). El usuario accede a un espacio virtual gracias a la ejecución de su escritorio en máquinas virtuales instaladas en servidores on premise o externas.

DaaS. El proveedor Cloud se encarga de dar recursos adoptando la modalidad de suscripción, evitando el cliente costes de mantenimiento, actualización. Todo está en la nube y es la forma más sencilla, ya que solo se paga por lo que se consume.

Con la modalidad DaaS, el cliente tan solo tendrá que centrarse en la gestión de usuarios y el mantenimiento de sus aplicaciones olvidándose de temas como la provisión de recursos o instalación y configuración de componentes.

Los escritorios virtuales, en definitiva,  dotan a las compañías de mayor libertad, permiten optimizar sus recursos y mejorar en aspectos tan importantes como la movilidad, productividad, escalabilidad y seguridad, siendo la solución perfecta para el trabajo híbrido o remoto.

Consúltanos te proponemos la solución que mejor se adapte a las necesidades de tu compañía, desplegando entornos conectados y seguros.

Adáptate al cambio y a las nuevas exigencias. #HazloFácil