El dato permite crear nuevas oportunidades ajustadas a las necesidades y circunstancias, maximizando los beneficios. Tener la información en el epicentro de los procesos y la toma de decisiones, reporta más efectividad y productividad. Esto se traduce en una nueva cultura que deja atrás la intuición y que invierte en soluciones que ayudan a sacar un mejor rendimiento a los datos. Para conseguirlo es necesario tener alineados los datos a la estrategia de la organización. Hablamos del Gobierno del dato o también llamado Data Governance y  se define como la capacidad de las empresas para cuidar por la calidad de la información que manejan y garantizar la protección, así como gestionar de forma óptima el ciclo de la vida de la misma con el objetivo de mejorar el rendimiento de negocio a través de  una óptima toma de decisiones.

Se trata de compañías que comprenden que el valor real del dato no está en sí mismo (Data-Driven), sino en el conocimiento que se extrae de la información, lo que ayuda en última instancia a ampliar perspectivas de negocio e incluso hasta predecir el futuro. Usar tecnología que sea capaz de reunir de forma sencilla los datos que faciliten ese análisis, es un paso  fundamental hacia la mejora del rendimiento, pero también la forma de convertirse en una empresa inteligente garantizando una gestión del cambio óptima, a la vez que una transformación digital exitosa.

Para ello, se necesita de gestión y soporte de datos integrados, buena calidad de datos, herramientas de análisis y capacidad de impulsar acciones desde los análisis alineando personas, procesos y tecnología, principales protagonistas para obtener un buen Data Governance.

La clave está en incentivar a las personas a que utilicen la información facultando a sus trabajadores para aplicar datos y análisis a la resolución de problemas empresariales, procurando una estructura TI adecuada y un óptimo gobierno del dato, traduciéndose en las siguientes ventajas:.

  • Mejor toma de decisiones y confianza
  • Compresión unificada de la información
  • Procesos más eficientes
  • Alcanzar objetivos comunes
  • Obtención de beneficios de alto valor
  • Mayor seguridad

La premisa  es aplicar análisis en la gestión del rendimiento, comprender cuándo automatizar, prestar atención a los flujos de trabajo y capacitar adecuadamente al empleado.

Según el informe The 2020 Global State of Enterprise Analytics los empleados carecen de datos y tienen menos acceso a la información y a los análisis. El 60%  necesitan horas o días para obtener la información que requieren, mientras que sólo el 3% la encuentra en cuestión de segundos. La realidad es que gestionar y extraer valor a la información no siempre es fácil. Las herramientas de analítica de datos han cambiado y hoy una buena solución para que genere los resultados esperados debe comprender:

  1.  Acceso a los datos en cualquier momento y lugar
  2. Facilidad de uso y atractivo visual.
  3. Comunicación y colaboración.
  4. Consultas más fáciles.
  5. Integración con todo tipo datos.
  6. Seguridad y privacidad.

El momento es ahora,  empiece a gobernar los datos en su compañía, minimice errores y alcance sus objetivos.