Según Amazon en su artículo titulado El futuro del trabajo es ahora el impacto de la Automatización y la Inteligencia Artificial cambiarán por completo nuestra forma de trabajar. Lograr mayor agilidad se impone cada vez con más fuerza para llegar a ser competitivos en un mercado cada vez más dinámico y sobre todo convulso que necesita de trabajadores que tengan nuevas habilidades, pero también que sepan dar continuidad al negocio manteniendo la productividad ante situaciones como las que se están viviendo con el COVID-19.

En este contexto hoy hay dos conceptos que se imponen cada vez más en las empresas: reskilling y upskilling, su significado es muy simple. El primero se refiere a formar en nuevas competencias y habilidades a los trabajadores para realizar nuevas funciones que se demandan en el nuevo mercado laboral.

El segundo, apunta a seguir adquiriendo habilidades y mejorar la existentes para afrontar los continuos cambios que afectan al trabajo. Al trabajador hoy se le exige ya formación continua, pero también el dominio de nuevas tecnologías que hagan más sencillo el desarrollo de su cometido desde cualquier lugar. Se trata de adaptarse a los cambios, estando abocadas las compañías y las personas  a ser cada vez más dinámicas y flexibles, sin que eso suponga una merma de la eficiencia.

Como apunta el artículo, el término upskilling es sinónimo de éxito hoy en cualquier compañía que quiera no solo mantenerse en un contexto volátil, como el actual, sino sobrevivir. Hay que reducir la brecha tecnológica para ser competitivos y centrarse en una mayor capacitación.

Las habilidades fundamentales para lograr mejorar en este contexto son:

  • Comunicación
  • Tecnología
  • Simplicidad
  • Organización
  • Productividad

Según el Foro Económico Mundial la mitad de los trabajadores necesitará actualizar en 2022 sus conocimientos para no quedarse atrás, esto impacta directamente en la marcha de las organizaciones que sin el talento necesario, la mejora de resultados será cuanto menos que imposible. Hay que preparar a las plantillas y a las compañías para afrontar nuevos retos y esto pasa por el buen uso de la tecnología con ayuda de criterio experto. 

Por ejemplo, tal y como se refleja desde el Instituto Nacional de Estadística  solo un 22% de las empresas de nuestro país cuenta con un programa de teletrabajo y con la tecnología adecuada para llevarlo a cabo. De hecho es imposible que los empleados puedan  desarrollar sus tareas desde casa sin haber llevado a cabo antes una digitalización adecuada. La responsabilidad del aprendizaje continuo es ya obligatoria en las empresas, con ello se consigue entregar más valor a los clientes, agilizar los flujos de trabajo y mejorar en eficiencia, pero sobre todo también no interrumpir actividades frente a los efectos de pandemias como el coronavirus.

Implantar el Método Agile es una vía pero, hay que ir más allá, teniendo procesos también más rápidos, eliminando toda la burocracia en el seno de las compañías, logrando hacer el trabajo más fácil a los trabajadores en beneficio de una mejora de la experiencia de empleado, pero también más móvil pudiendo desempeñarse éste en cualquier lugar sin perder conexión, sentando las bases de un negocio más ágil y colaborativo.

La receta es: prepararse, mejorar, alinear, adquirir y transformar. En Grupo Korporate te ayudamos a diseñar tu nueva fuerza laboral,  mejorando tu entorno, logrando que sea más eficaz y productivo y sobre todo que esté preparado para afrontar desafíos futuros y escenarios de incertidumbre. #HAZLOFÁCIL