Las nuevas generaciones representan ya un punto de inflexión notable en el entorno laboral, donde las compañías deben adaptarse con éxito a las demandas y necesidades de nuevos perfiles que están cambiando tanto la forma de entender los procesos en las organizaciones, como los entornos de trabajo.

Una de ellas es la generación conocida como Millennials, también llamada Generación Y. Se trata de aquellos que nacieron entre 1980 y 2000 y que, según las previsiones, serán los destinados a ocupar la mayoría de los nuevos empleos en los próximos años. Es más, se calcula que en 2025 esta generación representará el 75% de la fuerza laboral del mundo. Una realidad que lleva necesariamente a todas las organizaciones a estar preparadas para los cambios que se avecinan, ya que este colectivo será en parte los que encabezarán aquellas estrategias destinadas a digitalizar los negocios y llevarlos por el sendero de la transformación para hacer frente a las necesidades de los consumidores.

Esta generación representa ya un verdadero reto en las compañías al afrontar estructuras menos rígidas, donde la tecnología es concebida como uno de los vehículos para lograr más rapidez y agilidad en el desarrollo de sus tareas, pero también la que ayuda a conciliar la vida profesional, como la familiar.

Este tipo de perfiles buscan mayor flexibilidad laboral y formas de trabajo diferentes que exigen más colaboración y la participación en la toma de decisiones y en el desarrollo de su desempeño, haciendo que las empresas deban reconsiderar tanto su estructura, como imponiendo ya una evaluación de sus procesos, donde se hace necesario utilizar nuevas herramientas para responder a las demandas de este colectivo.

Más comunicación, colaboración y movilidad

Los Millennials son dinámicos, creativos y huyen de las largas jornadas laborales. Buscan mayor flexibilidad, jerarquías menos marcadas, mayor comunicación y movilidad. Son completamente digitales, multipantallas y adictos a las redes sociales. Y sobre todo una cuestión muy importante: no tienen miedo a dejar su empleo y trabajan por objetivos y no tanto por horas empleadas.

Banner-EBOOK-2-home-2

El desafío de las empresas ahora es tener la capacidad para atraer este talento, en definitiva se trata de adaptarse o morir frente a estas nuevas generaciones que imponen otros ritmos de trabajo y otra forma de hacer distinta: más transparente, donde se da más importancia al equipo a la hora de liderar proyectos y tomar decisiones.

Para ello, es fundamental tener claro que se requiere en las compañías de una mayor flexibilidad y crear procesos más ágiles, pero también dotarse de las herramientas tecnológicas adecuadas que esta generación demanda, y ser capaces de atraer ese talento desarrollando estrategias diferentes.

Y es que los Millenials prefieren ambientes innovadores, creativos y sobre todo muy conectados tecnológicamente, donde el trabajo remoto prima frente al presentismo en la oficina.

Por ejemplo, la digitalización de la información es una cuestión básica para este tipo de profesionales que tienen ya un nuevo estilo de trabajo usando tanto aquellas herramientas que le permitan mayor movilidad, como aplicaciones basadas en Cloud, que faciliten el desarrollo de su cometido.

Sin embargo, frente a la nueva dinámica que se instaurará en el futuro de la mano de los Millennials, las compañías están llamadas a propiciar que tanto las nuevas como las anteriores generaciones, como la llamada Generación X, convivan en el mismo escenario adaptándose a los cambios que impone el nuevo ecosistema digital.

Tanto la innovación como la globalización, plantean ya una seria reorganización de las filosofías de trabajo y los procesos, por lo que se ha de aprovechar el máximo la convivencia de otras generaciones con las nuevas, para generar las mayores sinergias posibles en aras a mejorar los resultados, pero sobre todo ganar en eficiencia que de eso es de lo que se trata. En Korporate Technologies Group te ayudamos para hacer frente a los cambios. Consúltanos